El médico infectólogo fue entrevistado por estudiantes del Posgrado en Periodismo de Investigación Perfil-USAL. Crítica para los anticuarentena, la posibilidad de volver a la fase 1 y preocupación por el avance del contagio.

Pedro Cahn participó de una conferencia de prensa organizada por estudiantes del Posgrado en Periodismo de Investigación Perfil-USAL y reflexionó sobre la posibilidad de volver a la fase 1 de la cuarentena ante el avance del contagio de Covid-19: “No descarto que se pueda volver atrás. Estamos en un momento complicado de la evolución del virus en la Argentina”, sostuvo en el programa de Perfil Educación.

El integrante del comité de expertos que asesora al Gobierno advirtió que si no se hubiese impuesto el confinamiento obligatorio hoy Argentina tendría ocho mil muertos. “Lo que no ha funcionado tan bien, para mí, es la búsqueda de contactos estrechos. Me parece que todavía estamos tardando demasiado en hacer el diagnóstico”, aseguró el médico infectólogo. 

También cuestionó a los anticuarentena y los comparó con los terraplanistas y los antivacunas. “No veo a mis nietos desde el 15 de marzo y tengo familiares que tienen comercios que lo tienen cerrado, de modo que con los efectos negativos de la cuarentena empatizo totalmente. De ahí a tener una militancia anticuarentena, me parece un despropósito”, completó Cahn en el posgrado a cargo de Rodrigo Lloret

—¿El aumento de los contagios puede hacer colapsar el sistema de salud en el AMBA? 

—El sistema está reforzado, pero ningún sistema de salud en el mundo puede aguantar una especie de tsunami de casos. Si en vez de tener 1900 casos mañana tenemos 4 mil y al día siguiente tenemos 8 mil, puedo garantizar que va a ser muy difícil poder aguantar, aún con todas las amplificaciones que se hicieron. Tengamos en cuenta que se han suspendido la mayoría de las cirugías programadas y que, debido a una menor circulación, hay menos accidentes automovilísticos. Todo esto genera cierta elasticidad del sistema y se contemplan todas las posibilidades, hasta la eventualidad de trasladar pacientes de una provincia a otra. Pero todo tiene un límite. Es muy importante todo lo que podamos hacer para reducir la circulación del virus.

—Si el contagio continúa en este ritmo, ¿Alberto Fernández podría ordenar volver a la fase 1? 

—Es una posibilidad que hay que considerar. Evidentemente no estamos para aligerar nada en las zonas que están afectadas. Hay que tener en cuenta que el 85 por ciento de la superficie del país está en otra situación. El problema es que una alta proporción de la población vive en el área metropolitana de Buenos Aires y no descarto que se pueda volver atrás. Estamos en un momento complicado de la evolución de la Argentina, sin ninguna duda.

—¿Qué opinión le merece los anticuarentenas?

—Quiero diferenciar a la gente que está cansada de la cuarentena como lo estoy yo. Todos padecemos esta cuarentena. En lo personal, a mí me afecta por la edad que tengo. Salgo poco, para ver pacientes y para alguna reunión que tenga en Presidencia. No veo a mis nietos desde el 15 de marzo y tengo familiares que tienen comercios que lo tienen cerrado, de modo que con los efectos negativos de la cuarentena empatizo totalmente. De ahí a tener una militancia anticuarentena, me parece un despropósito. La militancia anti cuarentena me hace acordar a los terraplanistas o los antivacunas. Yo invito a que nos digan cuál es la propuesta para reemplazar el distanciamiento social que es lo único que sabemos funciona,  que tomen el mapa de la Argentina, miren hacia su derecha y vean a Brasil, que tiene aproximadamente 200 muertos por millón de habitantes, miren hacia la izquierda y van a ver a Chile, que tiene 180 muertos por millón. Si nosotros hubiéramos hecho la cuarentena como la hizo Brasil, probablemente estaríamos con ocho mil muertos. 

—¿Y qué opina sobre las personas que hablan de una “infectadura”?

—Lo de infectadura, es un despropósito. Usar esa palabra a la ligera me parece que es una falta de respeto para la historia argentina. Hablar de infectadura es una falta de respeto en un país que tuvo 30 mil desaparecidos, violaciones, secuestros y asesinatos. Además, hay que aclarar que nosotros no gobernamos, somos uno de los equipos asesores que tiene Presidencia en la Nación. Asesoramos en temas concretos. En algunas cosas se hace lo que nosotros decimos y en muchas otras no se hace lo que recomendamos. Pero a nosotros no nos votó nadie.

—¿Qué es lo que ustedes recomiendan que no se ha hecho?

—Por ejemplo, las salidas del Presidente que recién ahora se han cortado, nosotros habíamos hablado de que tenía que tener mayores prevenciones en los encuentros públicos, por solo citar un caso.

—¿Cuáles considera que fueron las decisiones más acertadas y las menos acertadas para controlar la pandemia?

—Haber decretado la cuarentena y haber suspendido las clases en forma temprana, fue una medida extraordinaria. Lo que no ha funcionado tan bien, para mí, es la búsqueda de contactos estrechos. Me parece que todavía estamos tardando demasiado en hacer el diagnóstico. Cuando salimos a hisopar a una persona, tenemos un espacio demasiado largo en horas entre el hisopado y el resultado, lo cual hace que al mismo tiempo se nos dificulte la búsqueda de los contactos estrechos del caso positivo. Me parece que en el AMBA, nos está faltando una profundización del plan Detectar, que fue una iniciativa de Nación: consiste en ir a golpear la puerta de la casa de la gente y preguntar tiene síntomas y tomarle la temperatura y volver a insistir con la pregunta. 

 ¿Cuáles son sus mayores preocupaciones en este momento a nivel social?

—Mi mayor preocupación a nivel social es que la gente, cansada de la cuarentena, no mantenga el distanciamiento social. El juntarse en una esquina a tomar cerveza con amigos o hacer reuniones clandestinas, una mateada de siete horas, por nombrar ejemplos concretos, son situaciones que terminan en las 30, 40 o 50 personas infectadas. Si relajamos ahora, la cosa puede ser muy complicada.  

—El médico Luis Cámera del Hospital Italiano llamó a los runners “milenials estúpidos”. ¿Usted piensa que los runners puedan ser uno de los motivospara la suba de la curva?

—No comparto para nada las declaraciones de Luis Cámera, no creo que insultando a la gente resolvamos nada. A mí no me molesta que la gente salga a correr siempre y cuando respeten lo que dijo el jefe de Gobierno: que podían correr a 500 metros de su domicilio. Estoy sorprendido de cuánta gente vive a 500 metros del Rosedal y de Parque Centenario, porque la verdad que el primer día que salieron a correr parecía el día de la primavera cuando salen los estudiantes. ¿Querés salir a correr? Podes salir, pero correr dentro de los 500 metros del domicilio y sobre todo, no corras atrás de una persona a menos de 10 metros, porque si no, corres el riesgo de contagiarte, ni dejes que nadie corra atrás tuyo porque lo podés contagiar. 

—El personal de salud expresa que están en una guerra desarmados y faltan recursos. ¿Para usted también en este sector se acentuaron las desigualdades? 

—Ningún personal del equipo de salud debería atender sin contar con el equipo de protección personal. No hay razón para que no tengan los equipos de protección personal. A nivel público se han comprado una cantidad importante de equipos y si faltan en algún lugar es porque alguien no hizo lo que tiene que hacer. A nivel privado es responsabilidad de los de los centros privados de resolverlos. No he escuchado quejas al respecto. Puede ser que las haya, no digo que no, pero en general estas cosas suelen tener bastante eco publicitario en los medios y no han aparecido. 

—¿Le gustaría hacer algún comentario final para cerrar la entrevista?

—Quiero decirles que ustedes tienen una tarea sumamente importante y es importante que la gente sepa cuando un comunicador está dando información y cuando está editorializando. Lamentablemente, muchas veces en los medios, en un país como el nuestro, que tiene la particularidad de tener siete canales de noticias que transmiten las 24 horas,  que pelean por el minuto a minuto y que tienen que llenar la grilla, a veces, la llenan con opiniones que son realmente fantásticas. Me  llama la atención la certeza con lo que opina alguna gente por televisión, les envidio la capacidad que tienen para estar tan seguros, en un tema en el cual nosotros recién estamos aprendiendo. Gracias por este encuentro tan respetuoso. Y quédense en casa. 

Por Adriana Vanoli y Ayelén Berdiñas

Estudiantes del Posgrado en Periodismo de Investigación Perfil – USAL

Nota publicada en https://www.perfil.com/noticias/universidades/pedro-cahn-hablar-de-infectadura-es-una-falta-de-respeto-en-un-pais-que-tuvo-30-mil-desaparecidos.phtml

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *